Fundación Reñihué en EmolTV

Te invitamos a ver la entrevista de EmolTV a nuestro coordinador de investigación

Revisa la conversación con Thomas Kramer, agrónomo de la Universidad Católica, Master en Conservación y Biodiversidad de la Universidad de Oxford y Coordinador de Investigación de nuestra fundación.

Ver entrevista

Thomas Kramer en revista El Domingo

Te invitamos a conocer a nuestro coordinador científico


Diario El Mercurio destaca nuestra innovadora investigación

El Mercurio publicó un reportaje acerca del método Reñihué, la innovadora técnica de investigación a través de cámaras trampa cenitales.

Nuestro estudio busca descubrir los secretos de la guiña, el felino más pequeño y enigmático en Chile. Luego de 3 años de datos, hemos identificado 12 individuos en nuestro valle, y los 12 tienen sus respectivos nombres.

Todos los detalles en la nota:


¡Reñihué en la escuela!

La semana pasada presentamos los resultados de nuestros primeros 3 años de foto-trampeo en el Colegio Sagrada Familia de Hornopirén.

¡Aquí te dejamos un resumen de la charla en 10 imágenes!


¡Día de la fauna chilena con cinco de nuestros vecinos!

El diverso bosque siempreverde de Reñihué es refugio de un mosaico de especies únicas. Dentro del entramado de verdes habita la misteriosa güiña, nativa de los bosques del sur de Chile, junto al pudú, uno de los ciervos más pequeños del mundo.

En los rincones más antiguos de este bosque, hogar de grandes árboles, sobrevuela el concón, búho de grandes ojos cafés, que con su chillido interrumpe el silencio nocturno, evocando la selva tropical. También encontramos llamativos insectos como el ciervo volante, que excava la madera de troncos centenarios con sus largas mandíbulas, para depositar sus huevos.

Cerca de los cursos de agua o en el bosque sumergido podemos encontrar al huillín, una de las especies de nutrias que habitan en Chile y que construye sus madrigueras a la orilla de los ríos.

En Reñihué investigamos a través de la fotografía el refugio de estos habitantes y muchos otros. ¿Cuáles son tus favoritos? Para celebrar, aquí te dejamos un resumen de sus principales características 😉


Árboles muertos para la conservación del bosque templado

Tanto los árboles muertos en pie, como los troncos caídos son un componente estructural fundamental para muchas especies, en especial dentro de los bosques antigüos del sur del país.

Varios estudios indican que las aves dependen de estos elementos estructurales, en particular las que ocupan cavidades. Los árboles muertos en pie, al tener una madera más blanda y en descomposición, les permiten construir su refugio y obtener alimentos más fácilmente.

Por ejemplo, el carpintero gigante (Campephilus magellanicus), cada primavera busca un árbol muerto en pie para construir una cavidad para sus nidos. Esta cavidad, al año siguiente, quedará disponible para que otras especies de aves: como el chercán (Troglodytes musculus) o el concón (Strix rufipes), puedan albergar a sus polluelos.

Además, los árboles muertos en pie pueden proporcionar perchas para la caza o espacio para el comportamiento inactivo (incluyendo el descanso, el acicalamiento y el asoleamiento), actividades esenciales para aves y mamíferos.

Por otro lado, los troncos caídos son verdaderos puentes naturales dentro del bosque. En Reñihué hemos documentado por más de dos años como la güiña (Leopardus guigna), un pequeño felino nativo, usa estos puentes naturales para cruzar ríos, conectando así sus poblaciones.

Por supuesto que no somos los primeros en darnos cuenta de esto, de hecho la palabra cuicui, en mapudungun, significa: “puente formado de un árbol caído que permite unir ambos lados de un río”. En los bosques antigüos de Reñihué los cuicui son transitados por muchísimas especies ¿Cuántas puedes reconocer en el vídeo?

A pesar de su importancia, en muchas regiones del mundo, la explotación humana de los bosques antiguos ha alterado profundamente la estructura de los bosques, afectando a las poblaciones de muchas especies que dependen de estos elementos.

Si bien la tala selectiva y la simplificación del bosque es un método aceptado en la mayoría de las prácticas forestales e incluso es promovido por CONAF. Como Fundación recomendamos limitar estas prácticas, ya que si se generalizan, probablemente conducirán a una fuerte disminución de la riqueza y abundancia de especies de aves, junto con reducir la conectividad dentro del bosque.

Te invitamos a conocer y apreciar estos maravillosos árboles y su relación con las especies, ya que son fundamentales para la conservación de los bosques templados chilenos.

Autora: Belén Gallardo, coordinadora de comunicaciones Fundación Reñihué
Fotografías: Eduardo Minte, director ejecutivo Fundación Reñihué

Quieres conocer más sobre Reñihué

 


Monitoreo de fauna silvestre con cámaras trampa: ¿Método no invasivo?

Las cámaras trampa son equipos que permiten a científicos(as) y expertos(as) conocer de manera detallada el comportamiento de la fauna silvestre. Estos dispositivos que se activan ante el menor movimiento, permiten también estudiar la densidad de las poblaciones de algunas especies y conocer a los animales que habitan un bosque, en el caso de Reñihué la presencia e interacción entre güiñas y otros felinos, pudú, huemules, aves, pumas o especies invasoras como el visón. 

Tradicionalmente las cámaras trampa han sido descritas como un método “no invasivo” para estudiar especies silvestres, en contraste con otras aproximaciones que requieren la captura y manipulación del animal.

Sin embargo, en Fundación Reñihué preferimos referirnos a las cámaras como una metodología “poco invasiva”, ya que reconocemos el hecho de que éstas sí pueden llegar a impactar el comportamiento de la fauna.

Dicho impacto era aún mayor en el pasado, cuando se ocupaban equipos con flashes blancos, los cuales encandilaban y asustaban a muchos animales. En India, por ejemplo, se comprobó que los tigres evitaban pasar frente a las cámaras, lo que afectaba dramáticamente los resultados de los estudios.

Hace un par de años se empezaron a popularizar los modelos con flashes infrarrojos de 850 (Low Glow) y 940 (No Glow) nanómetros de longitud de onda, valores superiores al espectro electromagnético que el ojo humano logra percibir.

No obstante, se ha descubierto que algunas especies, como los elefantes y ciertos felinos, son capaces de detectar la luz que emiten estas cámaras infrarrojas, incluso aquellas que son promocionadas como “No Glow”.

En Reñihué, hemos notado que la gran mayoría de los animales detecta el flash infrarrojo, pero en general pareciera que los individuos no alcanzan a desarrollar una aversión a estos estímulos lumínicos.

Como Fundación, recomendamos a los usuarios de cámaras trampa que tomen en cuenta todas las precauciones técnicas necesarias para minimizar el impacto sobre nuestra amenazada fauna nativa.

¿Y tú, has notado reacciones especiales de algún animal chileno en fotografías de cámaras trampa?

Autor: Thomas Kramer, coordinador científico Fundación Reñihué


Charlie Clark en Revista El Domingo

Este estadounidense decidió transformar su vida, así que cambió el mundo de los negocios por la conservación de la naturaleza. De esta metamorfosis nació, en 2020, la fundación reñihué, una iniciativa dedicada a estudiar y cuidar la biodiversidad de un inmenso territorio ubicado junto al parque nacional pumalín. Así es como trabaja por preservar la naturaleza patagónica.

VER ENTREVISTA